¿recuerdas cuando jugábamos al escondite?

Nos ocultábamos en un rincón. Sin respirar casi. Procurando que no se oyera ni el corazón. Bajo muebles, detrás de cortinas, enmedio de arbustos… en silencio (a no ser que nos claváramos las zarzas o nos escondiéramos juntas más de una, entonces era algo...

tu dolor es mi dolor… y hay una nueva vida al otro lado

Estos días en que no me has leído, he estado poniendo cariño y abrazo y escucha dentro. Porque si no me doy a mí primero, no puedo darte a ti. O te lo daré esperando algo. Necesitando algo. Y sí, estos días he estado necesitando. La removida bajo mis pies y a mi...